Reemplazado en el trabajo por … tu propio computador

Los avances crecientes en la inteligencia artificial hacen pensar en escenarios en los cuales no habrá cabida para el hombre en muchos puestos de trabajo. Sin embargo, los avances tecnológicos conllevan y exigen una evolución en el hombre, en sus habilidades y conocimientos, que le permitan adaptarse a nuevas tareas y funciones.

El reemplazo del hombre por la máquina no es un efecto único de la IA ni de los últimos años, ha sido la consecuencia histórica de la evolución tecnológica principalmente debida a la automatización. Las máquinas no solo son más productivas y eficientes que sus contrapartes humanas, son además más económicas; factores que combinados resultan muy atractivos para la mayoría de las empresas, especialmente considerando un mundo globalizado altamente competitivo. En su libro Zero Maginal Cost Society, Jeremy Rifkin anticipa la desaparición de la fábrica de mano de obra masiva para el 2040, esto considerando los cientos de millones de puestos de trabajo perdidos  año tras año por la automatización.

Incluso funciones que parecen difíciles de ser reemplazadas por las máquinas enfrentan retos. Tendemos a pensar que las tareas que serán asumidas por las máquinas serán aquellas repetitivas o que requieran un esfuerzo mental bajo; si bien esta ha sido la constante con la evolución de la robótica, la IA, especialmente con el Machine Learning y el Deep Learning junto con sus variantes, han demostrado tener un alto potencial incluso en tareas de conocimiento especializado. Podemos tomar como ejemplo el experimento hecho por LawGeex, en el cual un algoritmo pudo identificar riesgos en contratos con mayor velocidad y precisión que un grupo de 20 abogados.

Sin embargo el panorama también puede ser positivo.  En The Future of Jobs Report – 2018 del Foro Económico Mundial, se hace una prospectiva del impacto de corrientes tecnológicas actuales en el trabajo.  Algunas de las conclusiones del informe es que ante el interés creciente de las organizaciones en la robotización, el Big Data, Internet de las Cosas, Cloud Computing, Realidad Aumentada y Realidad Virtual,  y la IA, en efecto se eliminarán roles, pero se crearán y demandarán otros; según el reporte la desaparición de tareas se verá compensada por la creación de nuevas.

Entre las labores que serán demandadas, según el reporte, se listan especialistas en tecnologías emergentes, analistas y científicos de datos, desarrolladores de software, especialistas en e-commerce y social media, y roles con un foco en habilidades humanas como servicio al cliente, profesionales de ventas y marketing, entrenamiento y desarrollo, personas y cultura, y especialistas en desarrollo de negocio.

Preocuparse está bien, significa que eres consciente de lo que puede deparar el futuro; prepararse para ese futuro es mucho mejor. Y estamos a tiempo de hacerlo. Como individuos adquiriendo nuevas habilidades de manera autónoma; como empresarios, formando a nuestros empleados para que puedan aportar desde nuevas tareas y con nuevos conocimientos; como gobiernos, incentivando y facilitando la transformación en las empresas, y apoyando a los sectores más desfavorecidos educativamente y en consecuencia más vulnerables laboralmente ante los cambios tecnológicos. Esto último no solo por responsabilidad social, sino a su vez por el futuro mismo del país y su competitividad frente al mundo.

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Entradas relacionadas

¿Quieres recibir más información sobre tendencias en desarrollo de software, DevOps, innovación o productividad?

Últimas entradas